lunes, 12 de abril de 2010

COMO AYUDAR A NUESTRA TIERRA
























La Tierra en Peligro


Las actividades humanas amenazan el equilibrio natural de la Tierra. Talar árboles, contaminar el aire y el agua o dejar que los desiertos se extiendan son las formas mediante las que el ser humano altera el medio ambiente.
Si los daños causados al ambiente en que vivimos continúan, la Tierra pronto estará en peligro. Podría dejar de ser un planeta vivo.


Un planeta amenazado








La tierra es uno de los nueve planetas del sistema solar. Se diferencia de los otros planetas por contener vida animal y vegetal. La vida es posible en la Tierra porque posee el aire que los seres vivos necesitan para respirar, los nutrientes que necesitan para alimentarse y crecer, y el clima adecuado para poder vivir; un clima que ni es muy frío ni muy caliente.

La zona de la Tierra en la que se desarrolla la vida de plantas, animales y organismos microscópicos se llama biosfera. La biosfera está formada por tres zonas: el aire, el agua y la tierra firme. Entre ellas existe un delicado equilibrio natural que permite una vida cómoda para los seres que habitan nuestro planeta.




Sin embargo, las actividades humanas en los últimos cientos de años está alterando este equilibrio a un ritmo muy rápido.
Las consecuencias de nuestra forma de vida son visibles hoy día en los bosques, sobre todo en los bosques tropicales; también en las costas y otros medios acuáticos.
La contaminación es uno de los mayores peligros que amenazan al medio ambiente. Todas las partes de la biosfera (tierra, agua y aire) sufren contaminación.
Contaminamos el aire con humos procedentes de industrias y de nuestros coches. Contaminamos los ríos y lagos a través de los desagües de las ciudades o con vertidos químicos tóxicos. Los mares los contaminamos con petróleo, y los campos con fertilizantes y pesticidas.


El aire, el agua y el suelo son elementos indispensables para la vida, por ello debemos de cuidarlos. Nos dan el oxigeno que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que necesitamos para crecer y reproducirnos.
El crecimiento de la población mundial obliga a los agricultores y ganaderos a recoger más cosechas y a tener rebaños cada vez más grandes. Una forma de conseguirlo es crear nuevos campos de cultivo y pastos para el ganado, produciéndose el sobrepastoreo. Para ello se talan y se queman los bosques, originando deforestación.
Una vez obtenidos esos grandes campos, se les aplica gran cantidad de insecticidas y fertilizantes para mejorar la producción, que con el agua de lluvia pasan a ríos y lagos, y los contaminan.
Al final, estas praderas pierden toda la vegetación y el suelo queda agotado. Se convierte al poco tiempo en un desierto. Es lo que se conoce como desertización.

Entre las consecuencias más visibles de las actividades humanas sobre el medio ambiente están la extinción de especies animales y vegetales, los cambios climáticos y la desertización.


La tierra en nuestra manos

Cada uno de nosotros, con nuestra forma de vida, podemos ayudar a mejorar el estado de salud del planeta en el que vivimos. No es nada fácil impedir la contaminación, pero tenemos que ser conscientes de los problemas que causamos para poder tomar soluciones.

Podemos ahorrar energía en nuestra casa o colegio, no dejando luces encendidas cuando no son necesarias, apagando el ordenador o la televisión cuando no lo estamos usando. Tampoco debemos abusar de la calefacción. Con esto se evita la quemen grandes cantidades de combustibles para producir energía.
El agua es un bien preciado, por ello no hay que malgastarla dejando grifos abiertos. También tenemos que evitar contaminarla con productos de limpieza y aseo personal que no son ecológicos.
Colaborar con la recogida selectiva de basuras trae muchos beneficios al medio ambiente. Reciclar el papel, los plásticos, las latas y el vidrio evitaran que nuevos bosques sean talados o que un proceso industrial contaminante los produzca.
Recogida selectiva de basura.

Por otro lado, los autoridades de todo el mundo también tienen que colaborar en la lucha por mejora las condiciones ambientales de la Tierra, mediante la creación de leyes y proyectos de educación. En muchas ocasiones se realizan inspecciones a las industrias contaminantes y se promueven las energías limpias como la solar y la eólica.
La creación de espacios protegidos y programas de educación medioambiental son básicos para asegurar el futuro del medio ambiente.



SOLUCION:











Para plantear la solución al problema tanto de la prevención como del control de la contaminación ambiental, nos resulta fácil cuando no nos sentimos culpables o cuando no nos creemos los dueños del universo, entonces sabemos que podemos prevenir la contaminación ambiental evitando el uso de contaminantes o que podemos eliminar los que ya están el medio. Pero cuando se parte de ideas como:

"las sustancias químicas son inocentes hasta que se pruebe su culpa y sus beneficios sobrepasan a sus efectos perjudiciales" o que "conocer los efectos nocivos potenciales sobre los seres vivos a corto y largo plazo de las 700,000 sustancias químicas sintéticas en uso comercial es prácticamente imposible" , entonces nos resulta muy difícil encontrar la solución al problema de la contaminación.
Algunas recomendaciones para la prevención de la contaminación:
- Reducir el uso innecesario y el desperdicio de recursos materiales y energéticos.
- Cambiar de la dependencia energética de los combustibles fósiles y la energía nuclear, que son recursos no renovables y potencialmente contaminantes, a fuentes de energía renovables y perennes como el sol, el viento, el agua, árboles renovables y energía geotérmica.
- Evaluar el daño potencial ambiental de una sustancia química o de una tecnología industrial antes de su uso comercial, considerando que es potencialmente nociva mientras no se pruebe lo contrario.
- Rediseñar tecnologías para evitar producir o utilizar sustancias contaminantes.
- Fabricar productos que puedan ser reciclados o reutilizados, que tengan vida útil grande y que sean fáciles de reparar.
- Reciclar y procesar las sustancias químicas peligrosas dentro de los procesos industriales, para evitar que entren al medio ambiente.
- Hacer estudios exhaustivos de suelos para ubicar los depósitos sanitarios, para evitar que los residuos de la basura alcancen los niveles freáticos y contaminen el agua subterránea.
- Separar los desechos sólidos tanto en la industria como en el hogar y evitar lanzar al agua contaminantes como aceites, solventes, pinturas y materia orgánica.
- Disponer de manera especial de ciertos desechos como las pilas y baterías eléctricas, evitando que se derramen en el suelo o en el agua.
Aunque la potencialidad para evitar la contaminación es muy grande y a largo plazo menos costosa no quiere decir que todas las formas de contaminación puedan evitarse. El reto será que los gobernantes sean capaces de otorgar beneficios fiscales a las personas y a las industrias que utilicen los métodos que menos contaminen o que eviten la contaminación ambiental. En algunos países desarrollados se ha empezado a reducir, sustituir y hasta prohibir el uso y la producción de sustancias contaminantes como el DDT, los PCB (bifenilos policlorados, son teratogénicos, que causan defectos congénitos), los CFC, los compuestos de plomo en las gasolinas. También para el mejoramiento de la calidad ambiental han empezado la descontaminación o eliminación de la contaminación existente.








Reglamentación para prevenir la contaminación









Los sistemas legales para prevenir y controlar la contaminación de las aguas se encuentran establecidas en el Reglamento para la Prevención y Control de la Contaminación de Aguas, publicado en el diario oficial del 29 de marzo de 1973, el cual fija básicamente la obligación que tienen los responsables de las descargas de aguas residuales, de dar cumplimiento al plan de acción para su tratamiento.









El reglamento señala los límites máximos tolerables de grasas y aceites, materia flotante, sólidos sedimentables, temperatura y pH. Además, el Reglamento establece la clasificación de las aguas receptoras de acuerdo a sus usos, a fin de determinar las normas específicas para cada descarga, las condiciones particulares y mantener una calidad apropiada del agua; se pueden modificar estas condiciones particulares, después de transcurrido un plazo de 5 años, a menos que se ponga en peligro la salud pública, en cuyo caso podrán modificarse en cualquier momento. Por otra parte, indica que se deberá establecer una coordinación para supervisar la aplicación de reglamentos referentes al uso y manejo de sustancias que provocan contaminaciones específicas, que puedan representar un peligro para la salud pública por ser contaminantes persistentes y acumulables como el caso de los metales pesados y de ciertos plaguicidas. Las industrias existentes enfrentan serios problemas al tener que instalar equipos para el tratamiento de las aguas residuales o modificar sus procesos de producción para cumplir con el Reglamento. El Reglamento considera que los cambios se lleven a cabo en varias etapas, para aplicar el tratamiento primario concede 3 años.






El Plan Nacional de la Salud planeó para el período 1974-1976, diagnosticar la calidad del agua en los cuerpos receptores del país, registrar los efluentes industriales y hacer el tratamiento primario del 80 % que contaminan y reducir en un 30 % la contaminación de los principales cuerpos de agua del país. Dentro del mismo Plan se proyectó, hacia 1983, reducir la contaminación del agua en un 60 % del nivel actual y lograr el control de la contaminación del mar por productos vertidos desde la tierra y buques. Sin embargo, hasta la fecha no se ha realizado.

Las nuevas industrias se enfrentan a un problema menor, que las industrias ya instaladas, en vista de que los nuevos diseños de las fábricas pueden prever la calidad de sus efluentes, logrando de esta manera una reducción considerable de los costos. Por esto se considera necesario adoptar para estas industrias y las que hagan ampliaciones un conjunto de normas que sean más estrictas que las ya existentes, desde el momento en que se otorga la autorización para el uso del agua o del permiso para descargar el agua residual. Las acciones a largo plazo pretenden planear y desarrollar los mecanismos apropiados para satisfacer los niveles de calidad del medio acuático y obtener el aprovechamiento integral del recurso. Además de la reglamentación respectiva, es necesario que se lleven a cabo ciertas acciones que ayudarían de manera sustancial a resolver el problema como la participación entusiasta de las personas.

Control de la contaminación marina por petróleo






Es necesario que las compañías explotadoras y transportadoras de petróleo se esfuercen por diseñar mejores métodos de transporte, carga, descarga y limpieza de los buque-tanques, que sean más seguros y menos contaminantes. Además que los métodos de perforación y producción en las zonas costeras los mejoren para evitar derrames innecesarios. Los desastres causados por derrames de petróleo en los océanos muestran dramáticamente la urgente necesidad de evitar este tipo de contaminación, porque ningún derrame grande de petróleo puede ser contenido o limpiado de manera efectiva.
Se proponen los siguientes métodos de prevención.
- Colectar aceites y grasas utilizadas en estaciones de servicio de automóviles y en otros sitios, y reprocesarlos para el reuso.
- Utilizar y desperdiciar menos petróleo.
- Prohibir la perforación de pozos petroleros en áreas ecológicamente sensibles a este tipo de contaminación.
- Reglamentar estrictamente la construcción y operación de buque-tanques, equipos petroleros y refinerías petroleras fuera de las costas.
- Incrementar la responsabilidad económica de las compañías petroleras para limpiar los derrames de petróleo para alentar la prevención.
- Alejar las rutas de los buque-tanques petroleros de las áreas costeras sensibles tanto como sea posible y hacer que las embarcaciones de la Guardia Costera guía a los buque-tanques hacia afuera de todos los puertos y de bahías encerradas.
- Exigir que la Guardia Costera tenga equipo moderno de radares enlazados a los buque-tanques para controlar que no salgan de ruta. - Exigir que todos los buque-tanques nuevos tengan cascos dobles para disminuir la posibilidad de escapes grandes de petróleo.
- Emitir una ley internacional para cambiar gradualmente los buque-tanques existentes por los de casco doble.
- Exigir métodos de limpieza y control eficaz modernos y estrictos de los derrames de petróleo, así como, imponer sanciones severas económicas para promover la prevención de los derrames y el cumplimiento de las leyes.
- Prohibir el lavado y retiro de los sedimentos de los barcos petroleros vacíos hacia el mar.
- Exigir que los barcos petroleros carguen y descarguen el petróleo en plataformas muy alejadas de la costa, a fin de mantenerlos fuera de las áreas costeras sensibles. El petróleo debe ser conducido mediante tuberías desde y hacia las plataformas.
- Reglamentar y hacer cumplir el reglamento de los procedimientos de seguridad, operación y disposición de las refinerías de petróleo y las plantas industriales relacionadas




Métodos de limpieza del mar








- Usar barreras mecánicas (botalones inflables) para evitar que el petróleo llegue a la playa, esto es eficaz en alta mar y en malas condiciones climáticas, en aguas congestionadas con hielo o en derrames grandes de petróleo.
- Bombear la mezcla petróleo-agua a botes pequeños donde máquinas especiales separan el petróleo del agua y lo bombean a tanques de almacenamiento.
- Para derrames pequeños de petróleo usar cojines con plumas de aves para absorber el petróleo, no es eficaz en alta mar o derrames grandes.
- Usar helicópteros equipados con láser para producir la ignición y quemar gran parte del petróleo, especialmente los componentes tóxicos más volátiles, es el método más efectivo para mares congestionados por hielo. Se debe usar inmediatamente después del derrame y crea contaminación del aire y las cenizas pueden ser tóxicas. Este método es más barato y efectivo que el uso de dispersantes.
- Tratar el petróleo derramado con sustancias dispersantes, rociadas desde aviones para que el petróleo se disperse, disuelva o hunda, no es eficaz usarlo dos días después del derrame. Algunos biólogos sostienen que los dispersantes matan más vida marina que el petróleo.
- Usar técnicas de ingeniería genética para desarrollar cepas de bacterias que puedan degradar los compuestos del petróleo más rápido y eficaz que las cepas bacterianas naturales. No es eficaz en derrames grandes. Los posibles daños ecológicos colaterales deben evaluarse antes de utilizarse.
- Limpiar las playas contaminadas con jergas, detergentes y mangueras con agua a alta presión, esparciendo fertilizantes de nitrógeno y de fósforo para acelerar el crecimiento de las bacterias naturales que degradan al petróleo. Se requiere de mucho tiempo para restaurar la zona, es costoso y puede dañar a la vida silvestre.
- Emitir leyes internacionales para exigir la investigación sobre métodos para contener y limpiar los derrames de petróleo.



SOLUCION PERSONAL

Desde nuestra propia casa es mucho lo que podemos hacer para proteger el agua.
 Disminuir el consumo cuidando de usar sólo la necesaria.
 Reparar cualquier fuga que nos haga perder agua, así sea sólo un goteo.
 Reutilizar el agua cuando ésto sea posible, por ejemplo, usar el agua de enjuague de la lavadora para lavar el piso.
 No lavar el piso o la banqueta con el agua directamente de la manguera.
 Evitar cubrir con cemento las áreas que pueden permitir que el agua se filtre al subsuelo, así impediremos que el agua de la lluvia se vaya a la coladera.
 Colocar lo más cerca posible el calentador de agua (boiler) a la regadera o a las tomas donde utilizamos agua caliente, así no tendremos que dejar correr tanta agua hasta que salga tibia para poder utilizarla. Ahorraremos agua y gas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada